miércoles, 9 de mayo de 2012

Howard Carter (en google)

 Hoy google recuerda el 138 aniversario del nacimiento de Howard Carter, célebre arqueólogo y egiptólogo inglés mundialmente conocido por descubrir, en 1922, la tumba del rey Tutankamón, en el Valle de los Reyes, frente a Luxor (Egipto). El doodle alusivo es el siguiente:
Howard Carter nació en Norfolk, Inglaterra. Hijo de un artista pintor, aprende el oficio de su padre. Una sociedad de egiptología inglesa advierte su talento de dibujante y le propone, a los 17 años, marcharse a Egipto. Allí, copia bajorrelieves, aprende a excavar y restaurar los monumentos, y se convierte finalmente en inspector de Antigüedades. 
En 1908, lord Carnarvon, un noble, entusiasta aficionado a la arqueología y dispuesto a proporcionar los fondos necesarios para continuar el trabajo de Carter, le contrata para excavar en Tebas y, luego, en el Valle de los Reyes.
El 4 de noviembre de 1922 Carter halló la tumba (posteriormente designada KV62), que se encontró casi intacta, siendo la mejor conservada del Valle de los Reyes. Junto a Lord Carnarvon, el 16 de febrero de 1923, Carter abrió la cámara funeraria siendo el primero en ver el sarcófago de Tutankamón. 
En 1931 anunció su intención de buscar en Asia Menor la tumba de Alejandro Magno, pero no llegó a llevar a cabo el proyecto. Por sus méritos y hallazgos le fue conferido el doctorado honoris causa en Ciencias por la Universidad de Yale; fue también miembro de honor de la Real Academia de la Historia. Tras catalogar los numerosos hallazgos, Carter se retiró de la arqueología, convirtiéndose en asesor de coleccionistas y museos, como los de Cleveland o Detroit.
Murió en 1939, a los 65 años. Su muerte a esta, para entonces, avanzada edad es la evidencia más comúnmente esgrimida para refutar la leyenda de la "maldición de los faraones" que se supone recayó sobre el grupo que profanó la tumba de Tutankamón al entrar en ella. Fue enterrado en el cementerio de Putney Vale, al oeste de Londres. Sobre su propia tumba se escribieron dos frases relacionadas con su pasión egipcia: "Tú que amas Tebas, que tu espíritu viva, que puedas pasar millones de años, sentado con tu rostro hacia el viento del Norte, y los ojos resplandecientes de felicidad" y "Oh, Noche, extiende sobre mí tus alas, como las estrellas imperecederas". 
Fuente: wikipedia

Más información: 


4 comentarios:

  1. Qué tiempos, aquellos, en los que había tanta cosa por desenterrar...

    Los amigos que han visitado Egipto siempre tienen sentimientos encontrados respecto al expolio del material arquológico por parte de occidente. Por una parte, es una guarrada. Por otra, están mejor protegidas las cosas desenterradas que allí. Yo me rindo.

    ResponderEliminar
  2. Es difícil decidir, la situación del país no es la más propicia para proteger estos restos, pero en un museo están fuera de contexto...

    Abrazos, microalgo.

    ResponderEliminar
  3. La arqueología es destructiva, y no me refiero a sentido peyorativo sino a uno de los principios de su actuación. Cuando se interviene y se excava se destruye el contexto en el que estaba el yacimiento arqueológico y eso es irrecuperable, por eso hay que documentar todo bien para poder extraer la mayor información posible de algo que no puedes volver a intervenir. Es un eterno debate en sí los yacimientos arqueológicos están mejor protegidos enterrados o si hay que sacarlos a la luz. Mi opinión es que depende de cada caso en concreto y de un montón de factores. Sobre si hay o no que desenterrar en Egipto la respuesta es sí, y hay equipos interdisciplinares (algunos españoles y muy buenos) sobre la zona trabajando. Otro debate muy diferente es sobre los abusos producidos durante el colonialismo. Para mi expolio significa una excavación que sin tener ni los conocimientos ni la preparación científica (y los permisos de las autoridades) se dedican a extraer piezas para vender a anticuarios y enriquecerse 4, con algo que pertenece cómo riqueza cultural a las gentes que hoy habitan esa zona, pues fueron sus antepasados, los abuelos de sus abuelos quienes moraron, vivieron produjeron esa cultura material y la legaron en su subsuelo a sus descendientes. Y los yacimientos que tras estudiarlos deban ser excavados arqueológicamente, se estudien y extraigan sus restos cómo se debe, y esas piezas vayan a un museo de la zona, dónde quien quiera pueda acercarse y aprender sobre lo que allí se produjo hace cientos o miles de años.

    ResponderEliminar
  4. En el caso de Egipto creo que todos coincidimos, Chema, si se documenta y se puede seguir extrayendo información perfecto, allí cualquier resto está esperando tristemente a ser expoliado por caza-recompensas sin escrúpulos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails