viernes, 20 de abril de 2012

La lámpara (163)

Borracha de aceite una lámpara y lanzando una luz poderosa, jactábase de ser más brillante que el sol. Pero en eso sopló un fuerte viento y se apagó enseguida. Alguien volvió a encenderla y le dijo:

 -Ilumina, lámpara, pero cállate: el resplandor de los astros nunca se eclipsa tan facilmente como el tuyo.


Nunca nos jactemos como si fuera de nuestra propiedad aquello que no depende de nosotros.
Esopo

2 comentarios:

  1. Gran verdad, lo que no esta en nuestras manos, no es logro nuestro, un fuerte abrazo mi lindo amigo, TQM

    ResponderEliminar
  2. Y de igual manera ocurre con los fracasos, querida amiga, no podemos sentirnos culpables. Aunque a veces solo el tiempo nos permite entender estos avatares del destino. Un beso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails