sábado, 10 de marzo de 2012

El abeto y el espino (162)


Disputaban entre sí el abeto y el espino. Se jactaba el abeto diciendo:

-Soy hermoso, esbelto y alto, y sirvo para construir las naves y los techos de los templos. ¿Cómo tienes la osadía de compararte a mí?

-¡Si recordaras-replicó el espino- las hachas y las sierras que te cortan, preferirías la suerte del espino!


Busca siempre la buena reputación pues es una gran honra, pero sin jactarte por ello, y también cuídate de los que quieren aprovercharse de ella para su propio provecho.
Esopo

4 comentarios:

  1. Presumir en exceso desmerce la virtud.

    ResponderEliminar
  2. Como me gustan estas fábulas.
    Menudo descubrimiento
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Fiaris, Pilar, mientrasleo, la virtud brilla mucho más cuando permanece oculta, cuando se le da publicidad pierde fulgor.

    Besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails