domingo, 5 de febrero de 2012

El sol y las ranas (159)

Llegó el verano y se celebraban las bodas del Sol.

Regocijábanse todos los animales del acontecimiento, faltando poco para que también las ranas fueran de la partida; pero una de ellas exclamó:

-¡Insensatas! ¿Qué motivo tenéis para regocijaros? Ahora que es él solo, seca todos los pantanos; si toma mujer y tiene un hijo como él ¿qué nos quedará por sufrir?


Antes de celebrar un acontecimiento, primero ve sus futuras consecuencias.
Esopo

4 comentarios:

  1. Interesante mini relato, asi como la frase de Esopo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Son las cosas de Esopo, maría, sigue estando de actualidad cientos de años después. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuantos males se hubieran evitados de haber aplicado estás sabías palabras...

    ResponderEliminar
  4. Cierto, pero nadie aprende en cabeza ajena... abrazos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails