miércoles, 5 de octubre de 2011

La hormiga y el escarabajo (153)


Llegado el verano, una hormiga que rondaba por el campo recogía los granos de trigo y cebada, guardándolos para alimentarse durante el invierno. La vio un escarabajo y se asombró de verla tan ocupada en una época en que todos los animales, descuidando sus trabajos, se abandonan a la buena vida. Nada respondió la hormiga por el momento; pero más tarde, cuando llegó el invierno y la lluvia deshacía las boñigas, el escarabajo hambriento fue a pedirle a la hormiga una limosna de comida. Entonces sí respondió la hormiga:

-- Mira escarabajo, si hubieras trabajado en la época en que yo lo hacía y tú te burlabas de mí, ahora no te faltaría el alimento.

Cuando te queden excedentes de lo que recibes con tu trabajo, guarda una porción para cuando vengan los tiempos de escasez.
Esopo

6 comentarios:

  1. Pero... ¡qué sabio era este Esopo!.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Votemos a Esopo para Ministro de Hacienda !!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Un genio... Esopo era un genio y conocía de verdad la naturaleza humana... Parece mentira lo poco que hemos cambiado en 2000 años...

    Pasa un buen día y besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  4. Yo me la sabía con la hormiga y la cigarra, aunque para el caso, es lo mismo.

    Feliz día

    ResponderEliminar
  5. Yo también me la sabía con la cigarra, pero sería de un cuento infantil porque después a la hormiga le daba pena y la dejaba vivir en su hormiguero hasta el siguiente verano.
    Muchos besos, Canoso.

    ResponderEliminar
  6. JRio, después de tanto tiempo sigue siendo tan actual... Un abrazo.

    Pilar, seguro que lo hacía mejor que los actuales... Besos

    jengibre, triste, ¿verdad?. Besos.

    Marikosan, es una variante también válida. Besos y buen día.

    Jana la de la niebla, aquí el que la hace la paga je je Besos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails