sábado, 3 de septiembre de 2011

La hormiga (152)


Dice una leyenda que la hormiga actual era en otros tiempos un hombre que, consagrado a los trabajos de la agricultura, no se contentaba con el producto de su propio esfuerzo, sino que miraba con envidia el producto ajeno y robaba los frutos a sus vecinos.

Indignado Zeus por la avaricia de este hombre, le transformó en hormiga.

Pero aunque cambió de forma, no le cambió el carácter, pues aún hoy día recorre los campos, recoge el trigo y la cebada ajenas y los guarda para su uso.

Aunque a los malvados se les castigue severamente, difícilmente cambian su naturaleza desviada.
Esopo

4 comentarios:

  1. Exacto, impecable la cita.
    Un abrazo, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Mira tú que cosa con las pilluelas que se comen los brotes nuevos de las rosas de mi jardín.
    abrazos.y buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Hombres u hormigas, a veces pocas diferencias.

    Un beso de domingo

    ResponderEliminar
  4. Acierta Esopo una vez más, Adrián, un abrazo.

    Ahora que conocemos su origen jeje Besos Fiaris.

    Somos demasiado animales a veces, Pilar. Un beso

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails