viernes, 6 de mayo de 2011

Los caracoles (145)


El hijo de un labrador se hallaba tostando unos caracoles.

Oyéndoles crepitar dijo:

-- ¡ Ah miserables animalejos, están sus casas ardiendo, y aún cantan ! --


Hacer las cosas fuera del tiempo o lugar que les corresponde, no es nada inteligente.
Esopo

6 comentarios:

  1. Y es que las prisas siempre son malas compañeras.

    Feliz fin de semana.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Averiguar el tiempo exacto para intervenir es un don, que no todos poseen.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. El tiempo exacto como dice José Jaime es dificil de adivinar, pero si pienso que que hay un tiempo para cada cosa. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Siempre, marikosan, es el veneno de la sociedad actual. Un beso

    Por eso hay que estar siempre atentos, José Jaime, no se sabe cuando llegará el momento. un abrazo.

    Un tiempo para cada cosa y una cosa para cada momento, aunque conocer esas combinaciones no esté siempre en nuestra mano. un besote RC

    ResponderEliminar
  5. Hola amigo Canoso.Hoy no estoy muy fino para comentar.Sólo diré que,primero,este hijo de labrador me parece un poco fuera de la realidad...y que además,¿de que se queja?... mientras se está preparando la comida puede disfrutar de música...
    Buen domingo compañero,y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno je je visto desde ese punto de vista no es mala combinación.

    Un abrazo y buen domingo, sagitaire

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails