viernes, 26 de noviembre de 2010

Los ratones y las comadrejas (129)

Se hallaban en contínua guerra los ratones y las comadrejas. Los ratones, que siempre eran vencidos, se reunieron en asamblea, y pensando que era por falta de jefes que siempre perdían, nombraron a varios estrategas. Los nuevos jefes recién elegidos, queriendo deslumbrar y distinguirse de los soldados rasos, se hicieron una especie de cuernos y se los sujetaron firmemente.
Vino la siguiente gran batalla, y como siempre, el ejército de los ratones llevó las de perder. Entonces todos los ratones huyeron a sus agujeros, y los jefes, no pudiendo entrar a causa de sus cuernos, fueron apresados y devorados.

Cuando adquieras puestos de alto nivel, no te vanaglories, pues mucho mayor que la apariencia del puesto, es la responsabidad de cumplir lo encomendado.
Esopo

4 comentarios:

  1. Querido Canoso: me encantó la fábula de los ratones, y el Pensamiento de Esopo, es una auténtica reflexión. Perdona que no te visitara, pero sabes como estoy, cuando ya esté en España, prometo ponerme al día. Gracias amigo por pasarte a tom,ar un café conmigo, y dejarme tu cariñoy lindas palabras. Te llevo en mi corazón. Un fuerte abrazo. Uru.

    ResponderEliminar
  2. No tienes por qué excusarte Uru, yo pasaré por tu casa a tomarme el café contigo, cuando puedas puedes venir, que estás en casa. Un besote y cuídate.

    ResponderEliminar
  3. De ser de origen humilde a ostentar un cargo, menudo peligro. Así les paso a los ratones jefe.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hay que tener siempre muy claro, José Jaime, de dónde vienes y a dónde vas, o el batacazo puede ser enorme.

    un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails