viernes, 17 de septiembre de 2010

El buey y la becerra (120)

Viendo a un buey trabajando, una becerra que sólo descansaba y comía, se condolió de su suerte, alegrándose de la de ella.

Pero llegó el día de una solemnidad religiosa, y mientras al buey se le hacía a un lado, cogieron a la becerra para sacrificarla.

Viendo lo sucedido, el buey sonriendo dijo:

-- Mira becerra, ya sabes por qué tú no tenías que trabajar: ¡ es que estabas reservada para el sacrificio!

No te ufanes de la ociosidad,
pues nunca sabes que mal trae oculto.

Esopo

7 comentarios:

  1. Muy bonitas las moralejas que nos enseñas Canoso, contigo estoy aprendiendo muchas cosas que en un futuro puedo enseñárselas a mis hijos ¡me encanta!.
    Por ejemplo en la época en la que fui estudiante Canoso, la mayoría de las veces me comporté como la becerra (sin dar chapa y divirtiéndome), mientras otros amigos se lo tomaban todo como el buey de tu historia.
    Al final he comprendido que los trabajos que he podido conseguir en mi vida, han sido mucho más sacrificados que los de ellos (porque ser ama de casa no es nada fácil jejeje).
    Ahora intento recuperar todo aquel tiempo perdido dejando atrás aquellos tiempos de becerra vividora jajajaja...
    Besitos Canoso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Feliz fin de semana, Canoso... regresé de vacaciones hace ya dos semanas, pero no, no he estado ociosa como esa becerra, jajaja y me ha resultado imposible visitar mis blogs amigos. Mil disculpas y un saludito.

    ResponderEliminar
  3. Para hacer cuentas, solo una pregunta ¿que tiempo tenía la becerra y cuantos años le quedaban al buey?

    Buen finde

    ResponderEliminar
  4. Como cambian las tornas, la suerte, de verse agradecido por la vagancia, al dolor del sacrificio.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esos despistes que 'nos pegábamos' de jóvenes, Chari, nos toca sufrirlos ahora, me ocurre igual je je je Besotes

    No te disculpes por no poder visitar, Málaga, yo ahora con mi nueva situación laboral, solo tengo tiempo los fines de semana y casi me es imposible ponerme al día. Besos

    Porque en muchas ocasiones, José Jaime, nos reimos del prójimo, sin pensar en nuestra verdadera situación. Un fuerte abrazo amigo

    ResponderEliminar
  6. Da que pensar... cuando te tratan bien siempre hay algún motivo oculto...

    Buen domingo y besitos de jengibre.

    ResponderEliminar
  7. Jengibre, creo que no siempre, a veces te tratan bien porque es lo que mereces, es para preocuparse si es un trato repentino, no crees? Besotes

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails