viernes, 27 de agosto de 2010

La cabra y el cabrero (117)

Llamaba un cabrero a sus cabras para llevarlas al establo.

Una de ellas, al pasar por un rico pasto se detuvo, y el cabrero le lanzó una piedra, pero con tan mala suerte que le rompió un cuerno. Entonces el cabrero le suplicó a la cabra que no se lo contara al patrón, a lo que la cabra respondió:

-- ¡ Quisiera yo quedarme callada, mas no podría ! ! Bien claro está a la vista mi cuerno roto.

Nunca niegues lo que bien se ve.
Esopo

13 comentarios:

  1. Maravilloso Esopo!!!!si quieres que algo no se sepa,no lo hagas....
    Gracias Canoso por ponerme a pensar...
    Saludos cordiales.
    Ambar...

    ResponderEliminar
  2. Que sabio era Esopo.
    Una fabula muy instructora.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Lo que es evidente salta a la vista por mucho que quiera uno esconderlo. Muy sabio.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que era listo, sí, con razón sabía hablar y todo,jajaja
    Que tengas el mejor fín de semana que puedas.
    Un abrazo Canoso,

    ResponderEliminar
  5. Esopo es magnífico, pero me quedé pensando sobre la cabra, claro q se le notaría lo del cuerno, la pobre parece q la estoy viendo, pero tambien podría callarse ante edueño para q no se la arme al cuidador. Es tan solo mi opinión. Gracias por pasarte a tomar café conmigo, Te cuento lo de la familia Blumberg es real, era una familia judia-alemana, amigos de mis padres y yo de sus hijos. Por ser judios,y salir de Alemania sin permiso, la policía alemana los buscó por toda sudamerica. A mi padre se le ocurrió ponerse a buscar un granero en un pueblo del interior, lo encontró y les hizo un subterraneo blindado, como el q tuvo el propio Hitler, el el se suicidó con su amante. La entrada la tapó con una enorme puerta de hierro, que solo ellos podían abrir desde dentro. el suelo lo cubrió de pajas y brozas para disimular. el granero era habitable y muy lindo. Tan solo bajaban cuando les avisaban que la policía alemana estaba cerca. Se hicieron grangeros, a pesar de que el sabía mucho de coches y aviones, era un gran mecánico, pero no podía trabajar en ello. Nosotros ibamos 3 veces por semana a visitarlos, y el domingo lo pasabamos con ellos. Sufrieron mucho, a la hija la violaron y no lo superó jamás. Al ser judios no podian denunciar nada. Yo al llegar a España empecé en mi adolescencia a escribir sobre ellos. Son los manuscritos q me hizo llegar mi hija. El cuaderno tiene las hojas amarillas de los años y me cuesta leer mi letra de entonces. Por eso la historia es triste, luego tiene una parte más alegre. Te cuento esto, porque en muchos comentarios se creen q yo estoy triste, afortunadamente no, solo resfiada. Bueno Canoso eso no es un comentario, es un post. Pero te mereces q te lo cuente. Un enooorme abrazo. Uru,

    ResponderEliminar
  6. O a asumir las consecuencias, después de nada vale lamentarse. Besos Ambar.

    Es lo que tiene Esopo, Eurice, dos mil años después sigue estando actual. Abrazotes

    si, Nela, cierto como la vida misma. Besos

    En cambio muchas veces intentamos ocultar lo evidente, tenemos que seguir aprendiendo, José Jaime. Un fuerte abrazo

    Igual,enmte para ti, Rosscanaria, que tengas un magnífico fin de semana.

    Gracias por tomarte la molestia de contarme la historia, Uru, aunque sé de ti por los mensajes que te dejan no había visitado tu blog hasta ayer y me pareció que estabas triste, me alegro de que ahora esa tristeza sea solo un recuerdo. Muchos besos y a cuidarse de ese resfriado.

    ResponderEliminar
  7. Hola

    Preciosa fabula y real como la vida misma.. Un abrazo de buenas noches

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches también para ti, Balovega, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Este Esopo, tan acertado como siempre...

    Besitos de jengibre y buen domingo.

    ResponderEliminar
  10. Buen domingo, Jengibre y buena semana también.

    un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Lindísima la moraleja que me he encontrado hoy en tu blog, y que de cierto tiene.
    A mi esto me pasó justamente cuando me enamoré de mi marido, pues por más que quise ocultárselo, el rápidamente me lo notó en los ojos jajaja.
    Besitos Canoso y cuídate.

    ResponderEliminar
  12. Je je el amor es una de las cosas más difíciles de ocultar.

    Besotes Chari

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails