viernes, 23 de julio de 2010

El camello que estercoló en el río (112)


Atravesaba un camello un río de aguas rápidas. Sintió la necesidad de estercolar, y viendo enseguida que pasaba delante de él su excremento, arrastrado por el río , exclamó:

-- ¿ Cómo sucede esto ? ¡ Lo que estaba atrás mío, ahora lo veo pasar adelante !

Es como en algunos estados o empresas, donde los incapaces y los corruptos pasan a ocupar los primeros lugares, en lugar de los más sensatos, honestos y capaces. Si llegas a tener puestos de mando, promueve siempre a los mejores.
Esopo

4 comentarios:

  1. Me la apunto, esta muy buena esta fabula, la incorporare en una de mis charlas, muy buena moraleja-refleccion. Un fuerte abrazo mi lindo amigo

    ResponderEliminar
  2. Que pena señor que precisamente la cosa funciona al revés, promocionan al más torpe para quitarselo de encima, o se rodean de bajitos para que no les tapen.
    Cachis de vida!!!

    ResponderEliminar
  3. Este Esopo era muy bueno, podemos ver cómo sus fábulas valen para la vida actual.

    Buena relexión, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez sea eso, Pilar, rodearse de ineptos para sentirse mejor que ellos, quien sabe. UN beso.

    Es realmente bueno, JRio, y hace más de 2500 años!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails