viernes, 29 de enero de 2010

El perro y la corneja (88)

Una corneja que ofrecía en sacrificio una víctima a Atenea invitó a un perro al banquete.

Le dijo el perro:

-- ¿ Por qué dilapidas tus bienes en inútiles sacrificios ? Pues deberías de saber que la diosa te desprecia hasta el punto de quitar todo crédito a tus presagios.

Entonces replicó la corneja:

-- Es por eso que le hago estos sacrificios, porque sé muy bien su indisposición conmigo y deseo su reconciliación.

Si deseas que los más alejados te escuchen, debes llamarlos con mayor intensidad.
Esopo

4 comentarios:

  1. Hola,

    cierto, cierto... llamar la atención a veces funciona

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Canoso, no viene mal de vez en cuando hacer señales que estamos ahi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Adular de vez en cuando es una posición correcta con quien queremos obtener un favor.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pero solo de vez en cuando, Chema, que a algunos les gusta estar siempre dando el cante je je Un abrazo

    Yo soy de los que prefiere pasar desapercibido, aunque tenga su lado dnegativo, como dice la fábula. un fuerte abrazo TR

    Pero no demasiado José Jaime o nos convertiríamos en unos pelotillas sin crédito alguno. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails