viernes, 8 de enero de 2010

El perro y el carnicero (85)

Penetró un perro en una carnicería, y notando que el carnicero estaba muy ocupado con sus clientes, cogió un trozo de carne y salió corriendo. Se volvió el carnicero, y viéndole huir, y sin poder hacer ya nada, exclamó:

-- ¡ Oye amigo ! allí donde te encuentre, no dejaré de mirarte !

No esperes a que suceda un accidente para pensar en cómo evitarlo.
Esopo

4 comentarios:

  1. Hola,

    Que bueno!! :) Incluso la gente se para para ver los accidentes que ocurren en la carretera o en cualquier otro ámbito...

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  2. Ser prevenido vale por dos, eso dicen.
    Tal vez si el carnicero hubiera puesto la carne a salvo, más alta, no le hubiera pasado.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como sice José, más vale prevenir que lamentar, muchas veces podriamos evitar las cosas. Un fuerte abrazo, genial Esopo

    ResponderEliminar
  4. Si Chema, algo hay de morbo siempre en los accidentes, pero no en querer evitarlos. Abrazos

    Es posible José Jaime, pero no se puede estar siempre prevenido ante todo, hay veces que hay que pensar en las soluciones para un posible accidente, como dice la fábula. Abrazos

    en ocasiones me asombro de la versatilidad de estas fábulas escritas hace más de 2.500 años. Besotes.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails