viernes, 22 de enero de 2010

El perro que perseguía al león (87)

Un perro de caza se encontró con un león y partió en su persecución. Pero el león se volvió rugiendo, y el perro, todo atemorizado, retrocedió rápidamente por el mismo camino. Le vio una zorra y le dijo:

-- ¡ Perro infeliz ! ¡ Primero perseguías al león y ya ni siquiera soportas sus rugidos !

Cuando entres a una empresa, mantente siempre listo a afrontar imprevistos que no te imaginabas.
Esopo

8 comentarios:

  1. Es cierto Chema, muchas veces no evaluamos los posibles riesgos y a la primera de cambio nos venimos abajo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué gran verdad.
    Generalmente solemos actuar sin pensar en lo que puede pasar. Pero si pensáramos siempre en los peligros nunca actuaríamos, y tampoco creo que sea bueno.
    Pero siempre hay que estar prevenido para afrontar lo que venga...

    Me gustan mucho las fábulas. De hecho mi primer libro,mejor dicho, el primer libro que yo elegí, fue Fábulas de Samaniego. Tenía 5 años y supongo que me llamaron la atención los bonitos dibujos de animales que ilustraban las fábulas. Aprendí a leer con él y se convirtió en inseparable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sabía lo que perseguía desde un principio, debería haber estado preparado para el imprevisto.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sabio consejo, los imprevistos siempre saltan. Un fuerte abrazo mi amigo

    ResponderEliminar
  5. Jengibre, los excesos siempre son negativos, tal vez en el equilibrio esté la virtud.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. José Jaime, creo que muchas veces actuamos sin prever las consecuencias, al perro le pasó lo mismo, se dejó llevar por el instinto pero no estudió a su presa.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Cierto de interés, los imprevistos siempre hay que tenerlos presentes o crecerá el desánimo al la mínima.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails