martes, 8 de diciembre de 2009

La sabiduría de los años

Un viejo tenía un lago en su finca. Después de mucho tiempo, decide ir a ver si estaba todo en orden. Cogió un cesto para aprovechar el paseo y traer unas frutas por el camino. Al aproximarse al lago, escucho voces animadas. Vio un grupo de mujeres bañándose, completamente desnudas.

Al ver al anciano todas se fueron a la parte más honda del lago, manteniendo solamente la cabeza fuera del agua. Una de las mujeres gritó: -No saldremos mientras usted no se aleje!

El viejo respondió: -Yo no vengo hasta aquí para verlas nadar o salir desnudas del lago!

Levantando el cesto, les dijo: - Estoy aquí nada más para alimentar al cocodrilo.

Y en el acto todas salieron corriendo y mostrando sus encantos.

Edad, experiencia y oficio, siempre triunfaran sobre la juventud y el entusiasmo.

6 comentarios:

  1. Hola,

    jaaa,ja,ja...que bueno. Si es que sabe más el diablo por viejo que por diablo...jejeje

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Este me ha gustado mucho, ja,ja,ja, bien cierta es la frase que has puesto al final.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, la frase final totalmente cierta.

    ResponderEliminar
  4. En efecto, Chema, sabe más por viejo que por diablo, muy bueno. Abrazos

    Si, José Jaime, la moraleja final lo dice todo, abrazos.

    Así es TR, aunque envuelta en una atmósfera de humor, la sentencia final es una verdad innegable. Abrazos y bienvenid@

    ResponderEliminar
  5. Excelente, más sabe el diablo por viejo que por diablo, jaja. Un fuerte abrazo mi amigo

    ResponderEliminar
  6. A veces olvidamos que los ancianos tienen mucho que enseñarnos, por haber vivido antes lo que nosotros pasamos ahora. Otro abrazo para ti, de interés.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails