viernes, 27 de noviembre de 2009

El perro, el gallo y la zorra (81)

Cierta vez un perro y un gallo se unieron en sociedad para recorrer el mundo. LLegada una noche, el gallo subió a un árbol y el perro se arrecostó al pie del tronco.

Y como era su costumbre, cantó el gallo antes del amanecer. Oyó su canto una zorra y corrió hacia el sitio, parándose al pie del árbol. Le rogó que descendiera, pues deseaba besar a un animal que tenía tan exquisita voz. Le replicó entonces el gallo que por favor, primero despertara al portero que estaba durmiendo al pie del árbol. Y entonces el perro, cuando la zorra buscaba como establecer conversación con el portero, le saltó encima descuartizándola.

Es inteligente actitud, cuando encontramos un enemigo poderoso, encaminarlo a que busque a otros más fuertes que nosotros.
Esopo

4 comentarios:

  1. La cooperación entre uno de mayor fuerza siempre da buenos resultado.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    En este caso la ley del más fuerte la aplicó una mandíbula más poderosa...y todo por el canto de una posible presa...jeje

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. En efecto, José Jaime, ya añadiría incluso que sin ser de mayor fuerza, la cooperación también da mejores frutos.

    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Así es Chema, tan centrado estaba en el gallo que olvidó que tenía un guardián de cuidado.

    Abrazos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails